Los tratamientos para la psoriasis se definen entre el doctor y el paciente. Considerando la forma de psoriasis, si hay otras enfermedades asociadas, si hay compromiso articular o no, etc. En fin, hecho a la medida. A continuación, encontrarás una lista de alternativas, sin embargo, en la realidad, lo más probable es que te indiquen una combinación de ellos.

GRADOS DE PSORIASIS Y TRATAMIENTO

Muy a grandes rasgos y con el fin de explicarlo de manera fácil, la elección del tratamiento considera dentro de otros, la cantidad de psoriasis en el cuerpo. Así es como para formas leves, que afectan menos de un 10% del cuerpo, se escogen en general tratamientos en cremas o lociones. Para formas moderadas o severas (más de 10% de compromiso), se escogen alternativas como medicamentos orales, fototerapia o terapias biológicas.

¿QUÉ TIPOS DE TRATAMIENTOS EXISTEN PARA LA PSORIASIS?

Hoy en día existen diferentes alternativas de tratamiento para la psoriasis, cuyo objetivo es mantener al paciente con la menor cantidad de lesiones y molestias, y mejorar su calidad de vida.

El tipo de tratamiento se elige dependiendo de la severidad de la psoriasis, de la presencia o ausencia de artritis psoriática, de la afectación de la calidad de vida y expectativas del paciente.

Es muy importante discutir con el dermatólogo las diferentes opciones de tratamiento disponibles y pedir orientación al respecto.

Es muy importante que todos los pacientes con psoriasis se apliquen diariamente cremas o lociones hidratantes (emolientes) en todo el cuerpo. Es importante entender que este paso es parte fundamental del cuidado diario y permanente. Esto permite tener la piel más hidratada y así muchas veces utilizar menos medicamentos en crema. TIPS: aplícalo diario después del baño. Usar dos veces al día en zonas de mayor roce como codos y rodillas. Si tu piel es muy seca ideal usar cremas. Prefiere productos sin olor ni color. Por sobre todo mantén su uso, no dejes de hacerlo porque no te gusta.

Los medicamentos tópicos son fármacos que se aplican directamente a la piel. Son muy eficaces para controlar la psoriasis cuando sólo afecta algunas áreas de la piel, o como complemento a tratamientos orales o inyectables. Los medicamentos más utilizados son los corticoides y derivados de la Vitamina D3 (calcipotriol). Las formulaciones pueden variar desde más ligeras (geles, lociones) a más espesas (cremas, ungüentos). Otros productos utilizados frecuentemente son ácido salicílico, licor carbónico, tacrólimus. Éstos se pueden usar en conjunto con otras terapias, o pueden ser el único tratamiento en casos de psoriasis leve. TIPS: las lociones y geles son en general para áreas pilosas. Las cremas o ungüentos para áreas con placas más secas. Si usas productos con ácido salicílico, utiliza guantes para aplicarlo, o bien aplícate crema en los dedos para prevenir la irritación, posterior a su uso. Evita utilizar el ácido salicílico en costras ya que puede arder.

Los tratamientos sistémicos son tratamientos que actúan en todo el cuerpo. Los tratamientos sistémicos para la psoriasis deben ser indicados solamente por un dermatólogo. Se indican por lo general en las formas de psoriasis moderada o severa, pero recuerda que tus lesiones pueden ser pocas, sin embargo, el impacto en tu calidad de vida muy alto y por esta razón escoger una de estas terapias. Por lo tanto, no olvides comentar con tu dermatólogo cuánto te afecta esta enfermedad en tu calidad de vida. Todos los tratamientos actúan de diferentes maneras, por lo que si un tipo de tratamiento no te funciona, no dudes en preguntarle a tu médico tratante, porque probablemente puedes tener mejor respuesta con otro tratamiento.
Si quieres conocer cuánto afecta tu calidad de vida, completa este cuestionario. IR A LA ENCUESTA  
1. Fototerapia:
  1. Consiste en terapias basadas en luz ultravioleta (UV). Puede ser a aplicada en todo el cuerpo mediante una cabina, o localizada, por ejemplo, sólo a manos y pies. Los tratamientos se realizan entre una a tres veces por semana, por un periodo de tiempo variable, en general entre 1 a 6 meses. Es importante entender que después de un tiempo las lesiones vuelven a aparecer. SI bien varios hospitales del sistema público cuentan con estas cabinas, en Santiago y regiones, aún no contamos con este tratamiento en todas las ciudades del país.
  2. Existen fundamentalmente dos formas de fototerapia: UVB BANDA ANGOSTA PUVA terapia. La primera sirve cuando las placas de psoriasis son finas. Su uso está aprobado en embarazadas y durante la lactancia. La fototerapia se puede combinar con algunos medicamentos que potencian su efecto, como psoraleno (PUVA) o acitretin (RE-PUVA). La PUVA terapia es capaz de eliminar placas más profundas, no se puede usar en embarazadas ni durante la lactancia. Su uso es limitado a una cierta cantidad de sesiones porque puede aumentar el riesgo de adquirir cáncer de piel. Es importante tener el informe de la cantidad de sesiones y de la dosis de terapia recibida a lo largo del tiempo, para estimar la factibilidad de nuevas sesiones.
Las placas cuando están muy gruesas no responden bien a la fototerapia. Vale la pena usar algún producto en crema antes de iniciar la fototerapia, para que se adelgacen y luego comenzar.. El cuero cabelludo es la zona que más lento o menos responde, por lo que en general es bueno combinar con un champú o loción.
2. Tratamientos Orales:
Son medicamentos que se administran vía oral, cuando la psoriasis es moderada a severa o cuando la psoriasis es leve, pero compromete zonas como la cara o genitales, o cuando no se ha tenido buena respuesta con los tratamientos tópicos. Su objetivo es producir mejoría de la psoriasis disminuyendo la inflamación y haciendo las lesiones más delgadas. El sistema inmune es el responsable de defendernos de las infecciones y enfermedades. En los pacientes con psoriasis y artritis psoriática, el sistema inmune actúa exageradamente , produciendo la inflamación. Los tratamientos sistémicos orales actúan disminuyendo la actividad del sistema inmune, que es el resposable de la producción de moléculas que producen la inflamación en la psoriasis produciendo las lesiones en la piel, la picazón y artritis. Al disminuir las defensas, existe mayor riesgo de infecciones. Por esta razón, se te solicitarán exámenes de laboratorio previo y durante el tratamiento, además de la administración de algunas vacunas.
Es muy importante tomar los medicamentos regularmente, sin suspenderlos y siguiendo de manera estricta las indicaciones entregadas. Si consideras que estás experimentando algún efecto adverso, o los resultados no son lo que esperabas, convérsalo con tu médico tratante para ajustar o cambiar el tratamiento.
Metotrexato: El metotrexato es un medicamento comúnmente utilizado para el tratamiento de la psoriasis desde 1970. Disminuye la inflamación y el crecimiento acelerado de la piel, que es lo que causa las placas de psoriasis. Se puede utilizar en tabletas o inyectado, en diferentes dosis dependiendo del grado de psoriasis. Se administra 1 vez por semana y además deberás tomar ácido fólico para evitar los efectos secundarios. Los efectos secundarios más frecuentes son: dolor abdominal y náuseas, disminución de los glóbulos blancos, fatiga o somnolencia. Pueden ocurrir otros efectos secundarios, con menor frecuencia, como alteraciones en el hígado, úlceras orales, infecciones, reacciones cutáneas. Por esta razón, deberás mantener controles con examenes regularmente. Con el metotrexato un gran número de pacientes logra mejoría de sus síntomas. En general esta mejoría comienza luego de 4 semanas de su uso y su efecto real se puede ver a los 3-6 meses. El metotrexato no debe ser consumido durante el embarazo, debido a que produce defectos en el feto. Además se recomienda suspenderlo 3 meses antes de embarazarse tanto en mujeres como en hombres. El metotrexato es un medicamento que se procesa en el hígado. Algunos medicamentos (antibióticos, antiinflamatorios, entre otros), algunas hierbas medicinales (hierba de San Juan) y el jugo de pomelo, interfieren con el procesamiento del metotrexato en el cuerpo, y pueden dañar el hígado. Es importante que si estás en tratamiento con metotrexato siempre consultes si es seguro consumir otros medicamentos o hierbas.
Si estás en tratamiento con metotrexato, no debes beber alcohol. El alcohol, la obesidad, daño renal y diabetes aumentan el riesgo de tener enfermedades al hígado si consumes alcohol y metotrexato.
Ciclosporina: Disminuye el sistema inmune y de esta manera disminuye la inflamación. Se administra de manera oral, en diferentes dosis dependiendo de tu peso. La mejoría se pude ver rápidamente, entre las 2 semanas y 3 meses de uso. La ciclosporina no puede usarse por más de 1 año, porque aumenta el riesgo de efectos adversos importantes como daño renal. Los efectos adversos comunes son : aumento de la presión arterial, dolor abdominal, síntomas tipo resfrío-influenza, infecciones. Si estás en tratamiento con ciclosporina, deberás controlarte con examenes regularmente y te tomarán la presión arterial en cada control. Acitretin: Es un retinoinde, una forma sintética de la vitamina A. Ayuda a controlar el crecimiento acelerado de la piel que produce las placas de psoriasis y la descamación. Se administra de manera oral en diferentes dosis. No disminuye la actividad del sistema inmune, por lo tanto no existe riesgo de infecciones. Sus resultados se puden notar aproximadamente a los 3 meses de uso.
El acitretin produce graves efectos en el feto. No puedes usar acitretin si estás embarazada. Si planeas embarazo, el acitretin se debe suspender 3 años antes, para evitar los riesgos. No debes beber alcohol si estás en tratamiento con acitretin, para evitar daños en el hígado. Por lo anterior no es recomendable su uso en edad fértil.
3. Terapias Biológicos:
En las últimas décadas, se han desarrollado diferentes fármacos biológicos, los cuales actúan dirigidamente sobre aquellas moléculas responsables de la inflamación que ocurre en la psoriasis y artritis psoriática. Mejoran de manera impactante la calidad de vida de los pacientes, por lo que desde su aparición, hace ya 30 años, se han instalado como las terapias preferidas para esta enfermedad (GOLD STANDARD), sin embargo su alto precio, impide su uso masivo. Estos medicamentos son un tipo de proteínas producidas en el laboratorio, por esta razón se les conoce con el nombre de “biológicos”. Estas terapias se utilizan en aquellos pacientes con psoriasis moderada-severa y/o artritis psoriática, que no han tenido los resultados esperados con los tratamientos sistémicos orales. Son terapias que actúan disminuyendo la actividad del sistema inmune y por lo tanto existe mayor riesgo de presentar infecciones. Por esta razón, te pedirán algunos examenes de laboratorio antes y durante el tratamiento, y te solicitarán la administración de algunas vacunas. Los tratamientos biológicos se administran de diferentes maneras. Algunos pueden ser inyecciones autoadministradas (subcutáneas) por el paciente en la casa, otros pueden ser mediante infusiones endvenosas hospitalizado. La frecuencia de administración varía dependiendo del tipo de fármaco que se esté utilizando, pudiendo ser desde semanalmente hasta cada 3 meses. Al ser medicamentos que actúan exclusivamente en las moléculas responsables de la inflamación, son medicamentos que en un gran número de pacientes logran muy buenos resultados, con pocos efectos adversos. Según las moléculas de inflamación sobre las que estos fármacos actúan, se clasifican en diferentes grupos:
  • Anti TNF-a: Enbrel (etanercept), Humira (adalimumab), Remicade (infliximab), Simponi (golimumab), Cimzia (certolizumab). En la psoriasis y artritis psoriática, se producen grandes cantidades de la molécula TNF-a. Los anti TNFa fueron los primeros biológicos creados, y se han usado en el mundo para el tratamiento de psoriasis hace 30 años.
En Chile los anti TNFa que se encuentran aprobados son:
  • Psoriasis: etanercept, adalimumab, infliximab.
  • Artritis psoriática: etanercept, adalimumab, infliximab, golimumab, certolizumab.
Se administran de la siguiente manera:
  • Enbrel (etanercept): Se administra subcutáneo, 2 veces por semana las primeras 12 semanas, luego 1 vez por semana.
  • Humira (adalimumab): Se administra subcutáneo, 2 dosis la primera semana, luego 1 vez cada 2 semanas.
  • Remicade (infliximab): Se administra endovenoso, 1 dosis la semana 0, 2, 6 y luego 1 dosis cada 8 semanas.
  • Simponi (golimumab): Se administra subcutáneo 1 vez al mes.
  • Cimzia (certolizumab): Se administra subcutáneo, 2 dosis la semana 0,2 y 4. Luego 1 dosis cada 2 semanas.
No deberías usar anti TNF-a si tienes antecedentes de insuficiencia cardiaca, esclerosis múltiple o un pariente con esclerosis múltiple, tuberculosis latente. El uso en embarazo y lactancia, esc restringido, sólo en algunos casos.
  • Anti IL 12/23: Stelara (ustekinumab) Es el único fármaco de este grupo. Está aprobado en Chile para psoriasis y artritis psoriática. Se administra subcutáneo la semana 0 y 4. Luego cada 3 meses. La dosis depende del peso del paciente.
  • Anti IL 17: Cosentix (secukinumab) , Taltz (ixekizumab), brodalumab. La molécula interleukina 17 (IL 17) se encuentra en grandes cantidades en las personas con psoriasis y artritis psoriática, y es responsable de la inflamación. En Chile sólo se encuentra disponible y aprobado para el tratamiento de psoriasis y artritis psoriática: Cosentyx (secukinumab): Se administra subcutáneo, la semana 0,1,2,3 y 4, luego cada 1 mes. Para psoriasis se utilizan 2 dosis cada vez, en cambio para artritis psoriática se utiliza 1ó 2 dosis.
  • Anti IL 23: Tremfya (guselkumab), Skyrizi (risankizumab), tildrakizumab. La molécula IL 23, es una de las principales responsables de la inflamación que ocurre ne la psoriasis y artritis psoriática. Son los medicamentos más recientes que se han creado para el tratamiento de la psoriasis y artritis psoriática. En Chile se encuentra aprobado y disponible para psoriasis y artritis psoriática: . Tremfya (guselkumab): Administración subcutánea, 1 dosis la semana 0 y 4, luego cada 2 meses. . * Próximamente estará disponible Skyrizi (rizankizumab): Administración subcutánea cada 12 semanas.
Las terapias biológicas al disminuir la actividad del sistema inmune, tienen mayor riesgo de producir infecciones. Si presentas síntomas de resfrío/influenza, fiebre, tos u otros síntomas de infección, debes consultar inmediatamente. Cada una de las terapias biológicas tiene un mecanismo de acción diferente y por ende, resultados y efectos adversos distintos. Si no logras los efectos esperados con un tipo de tratamiento, es posible que sí lo logres con otro fármaco.